icono-a-ritmo-propio-borde-blanco.png
Rufino Tamayo

Dos obras, dos espejos; ningún sentido

Adriana Mejía Mora

Dos obras, una musical: La consagración de la primavera de Igor Stravinski, la otra, un cuento Alicia a través del espejo de Lewis Carroll.

En una reunión del cartel una de las integrantes nombra las obras una seguida de la otra; este decir queda resonando en mi cabeza y días después como una sorpresa estas dos obras se me juntan para construir relaciones, relaciones sinsentido. Sí, estas dos obras se me presentan en contra de toda razón, de todo orden. Alicia con las palabras y La consagración de la primavera con la música. Este sinsentido aparece intempestivamente, de repente tanto las palabras como la música irrumpen de manera imprevisible, causando diversidad de efectos en mi cuerpo; estos efectos chocan, hacen reír, producen miedo, estremecimiento y a medida que las escucho un sentimiento de extrañeza y agitación me habita, quizá causado por la sinrazón de lo que ocurre.

Ambas obras rompen con un estilo clásico, continuo y previsible de la narrativa. Una es fuerte, sorprendente y arrebatadora. La otra es una fantasía compleja, hermosa e incomprensible. Ambas fuertemente alucinantes. Lo que en Alicia son las palabras sinsentido: borogobios, agiliscoso, giroscar.

-“(…) hoy es cuando no podrás tenerla ni aunque te apeteciera – acató la reina- La regla es: mermelada mañana y ayer…pero nunca hoy”(Carrol, p.196).
-“Mi nombre es Alicia, pero…
-¡vaya nombre más estúpido!(…) ¿qué es lo que quiere decir?
– Es que acaso un nombre tiene que significar necesariamente algo?(…)
-¡pues claro que sí!”(Carrol, p. 207).

Pero, girosgolbios, girosgolbios ¿tienen significado los nombres?, ¿es lo mismo una palabra que un nombre?; porque cuando digo mesa o escucho la palabra perro algo viene a mi mente, un sentido, una construcción hecha por mí de la experiencia con la cosa. ¿Pero mi nombre por ejemplo, significa? O es esa la búsqueda de cada minuto, de cada segundo…

“(…) -La cuestión insistió Alicia- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.

-La cuestión – zanjoó Humpty Dumpty- es saber quién es el que manda…,eso es todo.(…). Algunas palabras tienen su genio… particularmente los verbos…, son los más creídos…,con los adjetivos se puede hacer lo que se quiera, pero no con los verbos…,(…). ¡Impenetrabilidad!”.(Carrol, p.212).

Las flores hablan, los animales también, los acontecimientos de revés. Este texto no da muestras de una línea discursiva inteligible, más bien las palabras aparecen cada una sola, independientes como si cada palabra fuera un S1 y no continuara un S2. ¿Podría pensarse que cada palabra tiene carácter de Uno?

En la pieza musical son los instrumentos los que se introducen cortando lo que podría llegar a ser una cuasi-melodía. La disonancia en ambas obras perturba el cuerpo. Instrumentos y palabras como liberados del sistema convencional de la sintaxis, del orden esperado. Los acordes estremecen el cuerpo, aquí los instrumentos gritan, cambian de compás, la estridencia de algunos asalta al espectador.

Palabras, instrumentos sinsentido que aparecen para desarmonizar, desordenar, para romper el hilo coherente de una continuidad. Igualmente en el cartel las palabras se apresuran a decir y aparece la palabra del otro para desordenar la idea, para interrogarla y crear así la duda, el misterio o el absurdo. Es aquí que comprendo un poco la expresión deL texto El tiempo lógico y el aserto de certidumbre anticipada. Un nuevo sofisma, texto que muestra la importancia de la alteridad, la relevancia del otro, “en cuanto son otros los unos para los otros” (Lacan, 2003 p.201). Es decir, que no es en soledad que uno puede saber algo de sí mismo. Los otros que interrumpiendo con la palabra, con los gestos provocan giros inesperados forzando a la existencia. Es decir, sin su palabra, sin su ingenua intromisión esta reflexión que he tratado de armar no existiría ahora. Afortunada contingencia.

Esta desarmonía de la consagración de la primavera y el sinsentido en Alicia me colocan en la fragmentación y por esto el malestar, la sensación de displacer en los oídos, el caos en la música, la burla en Alicia, la presencia de la estupidez. Estas obras que se leen con los ojos, que se escuchan con los oídos, que vienen del exterior hacen relación con las zonas erógenas en este caso mías. Ambas producen experiencias de goce lo que no indica que no sienta el horror.

Dice Marelen Brousse: “Las experiencia de goce y su articulación son lo que “grapa”, une. Los puntos que grapan tienen que ver con experiencias de goce(…) la boca, el ano, el falo y Lacan va añadir las orejas, los ojos, todas las zonas que permiten que se grape la imagen con el organismo(…) Lacan lo va a retomar llamándolo objeto pequeño a (…) No está para nada adentro, sino al lado, entonces es una introducción de los objetos a como teniendo su lugar en el cuerpo”.(Brousse,2014,p.25,27) En este caso la voz, la sonoridad.

Me pregunto si en esta búsqueda ha entrado a mi organismo el gozar del sinsentido, sinsentido vivido con júbilo cuando leo y escucho la voz de Alicia o cuando escucho La consagración de la primavera. Goce en ambos que tiene que ver con la escucha, con esos sonidos atonales, con esas palabras alteradas, absurdas, con esas frases desarticuladas e invertidas que recorren las páginas. Estas obras son para mí espejos, son ellas por la que penetro y me veo, entro y salgo. Son ellas las que me muestran su sonoridad, me tocan el cuerpo, lo hieren, lo agujerean y me hacen gozar.

“(…)Me temo que algunas palabras me han salido revueltas, dijo Alicia”(Carrol, p. 55)
“_Juguemos a que tú eres …(…). _Juguemos a ser…
_Juguemos a que existe alguna manera de atravesar el espejo;
Juguemos a que el cristal se hace blando…
(…)_¡¿Pero, cómo? si parece que se está empañando ahora mismo.
Y en efecto, el cristal del espejo se estaba disolviendo”. (Carrol,p.154,155).
Todos ustedes están locos
_ Gracias, que amable ja, ja, ja.

Más productos de este Boletín
Boletin 25 Rufino Tamayo
Venganza
Mario Elkin Ramírez
Boletin 25 Rufino Tamayo
Sobre los ideales y los cuentos de hadas Cartel Psicoanálisis y Literatura
Adriana Bohórquez Orozco
Boletin 25 Rufino Tamayo
Semblantes e invención del sujeto adolescente
Marleny López Restrepo
Boletin 25 Rufino Tamayo
Alienación- Separación e Invención
Norelly Marbel Villa M.
Boletin 25 Rufino Tamayo
De la ideación y el intento, al acto suicida Cartel Cuestiones de la adolescencia
Nathalie Londoño Díaz
Boletin 25 Rufino Tamayo
Preámbulo psicoanalítico a la reina roja en las "Alicias" de Lewis Carroll Cartel Psicoanálisis y Literatura
Ana Victoria Saldarriaga
Boletin 25 Rufino Tamayo
Otras lecturas a El sol de los venados de Gloria Cecilia Díaz Cartel Psicoanálisis y Literatura
Luisa Fernanda Acosta Castrillón
Boletin 25 Rufino Tamayo
La posición de Sujeto Supuesto Saber en la clínica, una construcción subjetiva
María Isabel Restrepo
Boletin 25 Rufino Tamayo
El vínculo digital como subjetivación de incertidumbres (a)pasionadas. O.. Cuándo Siri pida un analista
Carlos Tutivén Román
Boletin 25 Rufino Tamayo
El problema de la Transmisión...
Robinson Arroyave